Sólo existen dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y de la primera no estoy completamente seguro.
A Einstein

“Nosotras no visitamos monumentos. Nosotras los rodeamos, los acorralamos y finalmente caemos sobre ellos”

 

Prima Espe en referencia a nuestra complicada manera de hacer turismo.

Día 3

Del Colisseo al Circo Mássimo

Parada de metro: Colisseo

Tiempo necesario: Bastante. Todas las cosas están muy cerca unas de otras pero hay que ponerse las patitas de caminar.

Premisa básica para esta ruta: no tener grandes expectativas. Este fue el día del “está todo roto”. Porque lo está, claro que lo está, pero es que lo sorprendente es que quede algo. Que más de dos mil años de historia son muchos y hasta las piedras pueden llegar a aburrirse de perdudar.

Colisseo

Ni siquiera nosotras nos podíamos perder: es salir del metro y darte de bruces con él. Por fuera es como en las pelis y las postales: roto e impresionante. Y, aunque en las postales no salga, por supuesto está tomado por los turistas, los carteristas, los vendedores de souvenirs y peña vestida de legionarios romanos con la que puedes hacerte fotos si te da por ahí.

Cuando se entra, lo mejor es dejar las expectativas que puedan haber creado “Gladiator”, “Quo Vadis” y similares nada más atravesar el inevitable detector de metales. Del anfiteatro que fue queda poco más que el armazón: las gradas han desaparecido y en la arena puede verse la estructura de las salas dónde se guardaban los equipos de los gladiadores y las jaulas de las fieras. Hace falta, además de dejarse las ilusiones fuera, echarle imaginación y pillar una audio-guía para no llevarse un chasco. Teniendo en cuenta que el Colisseo ha soportado siglos de abandono (cuando la gente perdió el gusto por ver cómo se mataban los gladiadores), algún que otro terremoto y el expolio durante el Renacimiento, cuando se usó como cantera de mármol para revestir palacios e iglesias, Vaticano incluido, lo cierto es que no está nada mal. Aún así habrá quién se sienta decepcionado al descubrir que Nerón no tiró cristianos a los leones allí: para empezar porque el Colisseo lo construyeron después de Nerón y, para terminar, porque no hay noticias de que se hiciera nunca nada así. Al parecer, es algo así como una leyenda urbana para que la gente viera lo malos-malísimos coliseo-san.jpgque eran los paganos. A todo esto, por si alguien aún no lo sabe, lo único que tienen que ver Nerón y el Colisseo es el nombre: el anfiteatro Flavio fue construido cuando Nerón ya había muerto, justo al lado de una estatua suya tan enorme como su ego a la que llamaban Il Colisseo. De la estatua no queda nada más que una placa que recuerda dónde estaba ubicada pero el anfiteatro se quedó con el apodo.

Arco de Constantino

Justo enfrente del Colisseo. Está bastante entero, pero sin nadie que te explique a qué hacen referencia los relieves es un poco difícil entusiasmarse con él. Como dato curioso: está hecho de remiendos de arcos de Trajano y Adriano, cuyos propios arcos se expoliaron para construir éste. Así que el tal Constantino o no tenía gran cosa de qué presumir o no tenía escrúpulos o no tenía mármol… o todas son correctas. Otro de los misterios de la Historia.

El Foro

Bueno, más bien, los Foros, porque hay varios. Están justo delante del Colisseo (toda esta parte corresponde a lo que fue el “centro” de la antigua Roma), con la colina Palatina – dónde vivían los emperadores- dominando el panorama. Aquí no pillamos “chivato”, lo cual fue un error porque, sin un poco de orientación lo que ves es una especie de parque muy majo todo sembrado de ruinas, algunas mejor conservadas que otras. La guía ayuda un poco pero es que hay mucha, mucha cosa rota. Nos encontramos un templo bastante completito que no nos quedó claro si estaba dedicado a Julio César o construido por él: eso nos pasa por haber copiado siempre en los exámenes de latín, que no aprendimos un pijo y luego no entendemos las inscripciones de los templos que hay sueltos por el mundo.

copia-de-el-foro.jpg

La Columna Trajana

Cuando nos aburrimos del Foro, nos fuimos a ver la Columna, que está prácticamente al lado de éstos y junto al Mercado de Trajano, que es algo así como un Corte Inglés de la Antigüedad. Yo estuve cuando visité Roma la vez anterior y mola bastante, siempre y cuando te lo explique alguien, por que si no, te deja fría.

En cuanto a la columna: es preciosa y súper interesante. Lástima que lo único que vimos fue a los tíos que trabajan en su restauración comiéndose el bocata del mediodía. Esto es algo que siempre pasa en Roma. Con tanto patrimonio, para cuándo acaban de restaurar una cosa, ya tienen que mandar a chapa y pintura la anterior, así que es fácil que buena parte de lo que está en la lista de Cosas Para Ver no se pueda ver porque está rodeada por un andamio y/o cubierta por una lona.

El Altar de la Patria

Esto es una cosa grandota y pretenciosa que construyó Mussolini porque él lo valía. Los italianos lo llaman “Il Pasticio” porque parece una tarta nupcial. El que lo quiera mirar, que lo mire. Nosotras seguimos camino porque esto se conserva todo entero, así que no nos llamaba la atención, y además no somos muy fans de Mussolini que digamos.

img_3845-2.jpgLa Plaza del Capitolio.Se accede por una escalinata y resulta muy agradable. Claro que la diseñó Miguel Angel, así que es natural que sea chulísima. Aquí están los Museos Capitolinos que valen mucho la pena si uno tiene tiempo de visitarlos, lo cuál no era el caso. Nos conformamos con echarnos unas risas a costa de las estatuas. Custodiando la entrada a la plaza están las de Cástor y Polux y sus pequeños ponies: la desproporción entre caballo y hombre es tan grande que sería más creíble que los primeros montaran a los segundos y no a la inversa. El que sí está montando a caballo es Marco Aurelio, en medio de la plaza, sólo que parece que en vez de estar cabalgando haya caído espatarrado sobre la montura. Por cierto, la estatua que hay en la plaza es una copia: al igual que al David de Miguel Angel o las Puertas del Paraiso del Duomo de Florencia, tuvieron que guardar el original en un museo porque la contaminación y la mierda de paloma la estaban destrozando.

El Treatro Marcelo

Pues eso, un teatro. Parece chiquito pero se conserva bien para los años que tiene – como Jane Fonda- y además inspiró el Colisseo. Igual que a mí me puede salir un grano en la barbilla, a este teatro le salió un edificio de viviendas en el costado, respondiendo así a la pregunta de cómo convive el pasado con el presente: pura simbiosis.

Templos de Portunus y Hércules

Dos templos (uno de ellos redondo, especialmente bonito), otra cosa de la que Roma anda bastante sobrada, aunque en este caso se conservan sorprendemente bien, gracias a que los reciclaron en iglesias. De hecho, cuando fuimos también estaban en restauración así que lo único que puedo decir es que están haciendo un buen trabajo con ellos.

Santa Maria in Cosmedin/Boca de la Veritá.

san-valentin-2.jpgEsto es un poco como la Fontana di Trevi: la clásica chorrada que se hace famosilla y se convierte en una de las Fotos Imprescindibles. Es una estela etrusca (o sea, la leche de antigua) que parece una torta gigante con una cara bastante antipática tallada. La utilizaban para juzgar a la gente o algo así: te metían la mano en la hendidura que corresponde a la boca y, si estabas mintiendo, la boca te “mordía”. Evidentemente, no te mordía la cosa ésa, porque desde que el mundo es mundo, a las piedras les importa un pimiento la verdad o la mentira: es que colocaban a un tipo detrás para que te diera con un mazo si tenían ganas de condenarte. La estela está en la entrada de una iglesia mediaval, que se deja ver con gusto y que tiene como uno de sus reclamos una reliquía de San Valentín (concretamente, la calavera… da para muchos chistes, pero ahora no me apetece). De todos modos, con lo que se hace caja aquí no es con los donativos al Patrón de los Enamorados sino con los souvenirs de la Boca de la Verita. Menos mal que no cobran por hacerte la foto con la Boca, aunque desde luego ganarían pasta. Nosotras no tuvimos que hacer cola ni nada para hacernos la fotico de marras, pero sí nos la ingeniamos para montarla: en el tiempo que se tarda en echar tres flashes, ya había detrás nuestro una horda de japoneses esperando su turno.

Por cierto, la boca no nos mordió.

mari-boca-de-la-verita2.jpg

Circo Massimo

Relativamente cerca de la Boca de la Veritá, te encuentras una gran extensión de césped, a espaldas del Foro, dónde la gente se tumba a tomar el sol, se dedica a jugar al fútbol y demás actividades típicas del ser humano en cualquier lugar con hierba. Nos metimos por ahí, en busca del Circo Massimo y sólo al llegar al final de lo que pensábamos que era un parque nos dimos cuenta de que estábamos dentro del circo Massimo: lo único que queda de él, – aparte de, literalmente, cuatro piedras,- es el espacio desnudo que ocupó en su día.

Después de quedarnos de pasta de boniato con lo del circo (¡si no queda ná de ná de dónde corría Ben-Hur!), pillamos el metro en la parada de Circo Massimo… Y nos fuimos hasta Barberini para visitar la Fontana de Trevi, pero como esto entra dentro de el último itinerario, lo explico otro día.

 

7 estupefact@s en “Vacaciones en Roma (parte 3: el encanto de las cosas rotas)”

  1. Así me gusta, un viaje corto pero intenso, de esos en los que el paso de los días convierte el recuerdo en una nebulosa de monumentos….

    Milgrom

  2. Esto es un comentario

    David

  3. Ole, eso es elocuencia y lo demás tontería, David. Ala, a hacer fotos, que se te da mejor
    ;P

    Clarita

  4. liverpool circus

    Atónita y Perpleja » Blog Archive » Vacaciones en Roma (parte 3: el encanto de las cosas rotas)

    liverpool circus

  5. Hola estoy encantada de visitar vuestra web me parece super buena.

    Yo soy una estudiante universitaria que me encanta el desarrollo web, el boceto y sobre todo
    la creación de aplicaciones de juegos para móviles.

    Me gusta mucho vuestra web me parece super interesante.

    Os felicito por vuestra web, soy desde ahora una admiradora vuestra.

    Hola me ha gustado mucho tu articulo
    Es extraordinario, buena advertencia la que he encontrado.
    Muchos besitos.
    Por fin algún que me lo ha explicado para
    que yo lo puede comprender. Estoy excesivo contenta.

    Grande, que contenta estoy, es lo mas. Muchas gracias.

    friv juegos

  6. Hola estoy encantada de visitar vuestra página me parece super buena.

    Yo soy una escolar universitaria que me encanta el desarrollo web, el bosquejo y sobre todo la creación de aplicaciones de juegos para móviles.

    Me gusta mucho vuestra página me parece super interesante.

    Os felicito por vuestra web, soy desde ahora una admiradora vuestra.

    Hola me ha gustado mucho tu articulo
    Es conmovedor, buena averiguación la que he encontrado.

    Muchos besitos.
    Por fin alguien que me lo ha explicado para que yo lo puede comprender.

    Estoy asaz contenta.
    Grande, que contenta estoy, es lo mas. Gracias.

    juegosfriv1

  7. Today I did something really special – my horse allowed me to pet him while he was still lying down. That said, the Kentucky
    Derby is very much rooted in a tradition that has been running for 130 years, serving as the most important horse racing event.

    These horses are born black or grey, and as they age
    they become lighter, most being of a grey colour.

    mare

Deja un comentario (que venir pa ná es tonteria)